…”Cada vez que veía fotos de bebés y mamás con panza en la red, pensaba: “Que ganas de hacer algo así…” Buscaba fotógrafos, pero no encontraba ninguno con un estilo que me acomodara totalmente. Queríamos algo que resultara natural, relajado y espontáneo. No queríamos algo forzado o posado, y que después, al ver las fotografías, no dieran ganas de volver a verlas. Hasta que apareció Eve en nuestro camino. Cuando nació mi primer hijo no tuvimos suerte, porque las fechas no coincidieron y Eve no pudo retratarlo. Pero después las cosas se dieron y mi hijo tuvo su primera sesión splash! Nunca pensé que podría tener tan lindas fotos de mi hijo de un año, tomando en cuenta lo inquietos e impredecibles que son a esa edad (las mamis me sabrán entender).

Y ahora, con nuestro segundo hijo, logramos realizar la sesión de maternidad en exterior, en la ciudad de Neuquén y un par de semanas después Eve vino a nuestra casa para retratar la nueva vida con otro integrante en la familia…y el resultado fue genial! En ella encontramos a alguien transparente, real, acogedora, cálida y sensible. Alguien que te entiende y sabe captar la verdadera esencia de tu familia. Te da espacio y te sentís cómoda sin tener el lente encima de tu cara todo el tiempo, ni mi marido se daba cuenta que estaba en una sesión de fotos! Nada es posado, ni arreglado con anticipación. Es todo natural, real y verdadero…así como es Eve. Estamos felices de tener estos recuerdos con nosotros. Ver a tus hijos plasmados en una fotografía, con esa sonrisa que amas, no tiene precio!!!… Lo recomiendo totalmente. Sólo hay que atreverse!!!!

(Eve, ya me imagino los hermanitos en otra sesión Jajajajaja Nacho a la edad que tiene, ya ve las fotos, y se acuerda de ese día. Esa construcción del recuerdo la tiene porqué disfruto lo que vivió! Es re peque…y ya se da cuenta de que vivió un momento re copado jugando en el río y buscando conejos con vos) 😂 ….(quieren ver la sesión previa a ésta? Click aquí!: “Esperando a Ezequiel” )